Saltar al contenido

Acerca de Poliloquios

Vivimos un tiempo donde el discurso político se ha vuelto bastante agrio, notoriamente rutinario, poco sugerente, con un cierto matiz sectario y nutrido de un tono aviesamente populista. Se ha convertido en algo usual el hecho de que los políticos hablen poco de sus proyectos y critiquen mucho los de sus oponentes. Los eslóganes, los lemas, con su simplicidad teórica, se imponen como el formato adecuado para llegar a los fans de determinados idearios o partidos. Una frase simple impacta más al auditorio que el desarrollo razonado de una idea o que la exposición rigurosa de un plan de acción.

Pero no todo es tan terrible. Cada generación suele mantener el prejuicio de que su tiempo siempre fue mejor que el de las generaciones posteriores. Y no siempre es así…

Me queda la palabra
Camino a Ítaca
Democracia XXi
La Compleja realidad
Seppuku
Adrián López Valero

ÚLTIMOS ARTÍCULOS


Discriminación positiva. Acciones para la equidad
Me queda la palabra – Manuel Osuna
08-03-2022

Por qué soy un peligroso independentista sedicioso leonés
Seppuku – Caesaripse
12-02-2022

¿Es aún posible la socialdemocracia? 3. Poder, Estado, legislación
Camino a Ítaca – Antonio Quirós
15-01-2022

La ciudad foral, una propuesta de innovación inversa para la España Vaciada
Seppuku – Caesaripse
10-01-2022

ARTICULOS MÁS LEIDOS


Por qué soy un peligroso independentista sedicioso leonés
Seppuku – Caesaripse
12-2-2022x

Populismo versus posibilismo
Camino a Ítaca – Antonio Quirós
06-06-2021xxx

Discriminación positiva. Acciones para la equidad
Me queda la palabra – Manuel Osuna
08-03-2022

Conecta en redes con Poliloquios

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar