Saltar al contenido

Poliloquios

Estimado lector, permítenos presentarte Poliloquios, un lugar para la reflexión sobre política y sociedad. Vivimos un tiempo donde el discurso político se ha vuelto bastante agrio, notoriamente rutinario, poco sugerente, con un cierto matiz sectario y nutrido de un tono aviesamente populista. Se ha convertido en algo usual el hecho de que los políticos hablen poco de sus proyectos y critiquen mucho los de sus oponentes. Los eslóganes, los lemas, con su simplicidad teórica, se imponen como el formato adecuado para llegar a los fans de determinados idearios o partidos. Una frase simple impacta más al auditorio que el desarrollo razonado de una idea o que la exposición rigurosa de un plan de acción.

Pero no todo es tan terrible. Cada generación suele mantener el prejuicio de que su tiempo siempre fue mejor que el de las generaciones posteriores. Y no siempre es así. Hemos de ser conscientes de que el acontecer de la historia trae nuevas formas de ver y hacer las cosas. Formas que han puesto en marcha las personas pertenecientes a esas generaciones posteriores. Ellos las conciben y las entienden con más claridad que quienes les precedieron.

Y, no obstante, hay un hilo teórico conductor que debe atravesar de manera intergeneracional las formas con las que se organiza la sociedad. No sería lógico que aceptáramos el nazismo, por ejemplo, como un caso válido de organización social solo porque una generación lo concibiera y se ejerciera el poder a través de sus métodos durante un importante número de años.

Queremos decir con esto que hay un conjunto de elementos que marcan lo que da sentido a una sociedad en la que las personas puedan desarrollar su vida de la mejor manera posible. Conceptos como el de libertad, igualdad ante la ley, derechos civiles, acceso equitativo a las oportunidades, justicia social, respeto a la propiedad, etc. son los nutrientes básicos de esta sociedad. Luego, unos opinarán que determinada forma de organización es la mejor para lograr estos fines y otros defenderán otra mecánica distinta. Pero esos elementos clave suelen estar fijados como puntales en el ideario de las organizaciones políticas no extremistas o no transidas por alguna que otra dosis de populismo.

Lo que el lector va a encontrar en Poliloquios es un conjunto de blogs o tribunas donde personas de distinto ideario político tratarán de exponer sus puntos de vista respecto a la organización política de la sociedad. Todo dentro de una estructura de libre pensamiento. Partimos de que debe haber una racionalidad que traspase las épocas y las distintas organizaciones. Por eso estamos abiertos a personas de cualquier ideario siempre que se respeten esos elementos racionales reseñados. En Poliloquios puede haber colaboradores de derecha, de centro y de izquierda. Progresistas y Conservadores. Religiosos y ateos. Militantes de organizaciones políticas o simples ciudadanos. Especialistas en materias concretas o personas que simplemente dejan su punto de vista sobre las situaciones.

Y solo algunas reglas comunes. Por ejemplo, que la diversidad ha de ser respetada. Que aunque se esté en alas opuestas del espectro político cada uno pueda exponer su opinión sin que nadie le satanice por ello. También que los lemas sectarios no tienen cabida y deben ser sustituidos por el análisis racional de los hechos. Que cada uno defienda su visión de las cosas sin que el leit motiv de su discurso sea la simple crítica del punto de vista opuesto solo por el hecho de serlo.

Nuestro deseo, lector amigo, es que lo que encuentres en Poliloquios te sea útil y que con ello colaboremos a crear un escenario de reflexión política sobria y sin estridencias. Sin olvidar, por supuesto, que cada uno defenderá con la vehemencia que juzgue necesaria la bondad de sus afirmaciones. El único límite son las buenas formas y el respeto hacia otras posiciones distintas a las nuestras. Que el viaje nos sea grato.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar